El seguro de hogar protege al tomador del seguro, a los familiares que residen en el inmueble asegurado y a los animales de compañía o mascotas; ya sea que se encontrarán en el hogar asegurado o fuera de él en el momento del siniestro.