Si deseas cambiar de compañía sin experimentar ninguna dificultad, es importante tener en consideración que la Ley de Contrato de Seguro, en su artículo 22, establece que se debe notificar a la compañía dicho cambio en un plazo de 1 mes, y que esta notificación debe ser realizada por escrito por parte del titular del seguro. Si no se cumple con la notificación requerida de un mes de antelación, la compañía afectada tiene la opción de emprender acciones legales para intentar revertir dicho cambio, el cual conlleva un extenso proceso de documentación.