Para determinar el costo anual de una póliza se deben tener en cuenta diversos factores, entre ellos la edad del asegurado, la contratación de un seguro básico o integral; ya sea para una persona o para varios miembros de la unidad familiar. En una póliza de copago, los costos son menores porque el asegurado paga ciertos servicios médicos. Mientras tanto, una póliza de reembolso aumenta el precio al permitir al asegurado acudir a un especialista de su elección, pagar la consulta y luego la aseguradora le devolverá un porcentaje del importe pagado.