Un establecimiento nunca está exento de daños y perjuicios, asi como ocasionar daños a otro negocio vecino.