La correduría de seguros opera de manera independiente de las compañías aseguradoras, lo que les permite encontrar la solución de seguro que mejor se ajuste a las necesidades del cliente. Cuando un agente de seguros está comprometido exclusivamente con una compañía, su objetivo es ofrecer la mejor solución que se ajuste a las necesidades del cliente, pero solo dentro de la compañía que representan.