La falta de contratación de un seguro por parte de la empresa es un delito que constituye una infracción muy grave, sancionable con una multa de hasta 200.000 euros. Además, en caso de accidente o posible enfermedad profesional, si la empresa no contrata un seguro según el contrato, la empresa deberá estar obligada a pagar el servicio establecido en el contrato.