No es obligatorio, aunque es más que recomendable ya que el robo de identidad digital es cada vez más común y la cuantía de las infracciones y sanciones que impone la LOPD varían en función del volumen de datos interceptados, la intencionalidad, los beneficios obtenidos y los perjuicios causados, entre otros muchos factores.