No es obligatorio, aunque si es obligatorio indemnizar los daños que los empleados o terceros puedan sufrir en sus instalaciones. Dependiendo del daño, los costos financieros pueden ser enormes o incluso estar fuera del alcance de la mayoría de las personas o pequeñas empresas.