La DGT o Dirección General de Tráfico, considera las bicicletas (mecánicas o eléctricas) dentro de una categoría de vehículo que no necesita seguro.