Algunas aseguradoras de salud establecen un periodo de carencia, es decir, el tiempo que hay que esperar para empezar a beneficiarse de las garantías sanitarias que ofrecen.