Al contratar una póliza de seguros generales, se establece un contrato anual. Salvo las pólizas temporales, como ocurre en el ramo de asistencia en viajes.

La Ley de Contrato de Seguro, en su artículo 22, establece que existen plazos de comunicación que permiten anular las pólizas. Estos plazos son de un mes para los tomadores y/o asegurados, y de dos meses para las compañías aseguradoras. Es importante destacar que estos plazos siempre deben ser anteriores a la fecha de vencimiento de la póliza. Si eres el tomador de la póliza, tendrás la opción de cancelar la póliza contratada anualmente, pero debes comunicarlo a la Compañía con un mes de anticipación, sin excepción. Si no se realiza de esta manera, la Compañía tiene el derecho de reclamarle la prima del seguro.

Si en algún momento durante el año deseo cancelar mi seguro, debo tener en cuenta que el contrato seguirá en vigor hasta el final del período anual acordado. Esto implica que la compañía no está obligada a reembolsar la cantidad correspondiente a los meses restantes hasta completar el año. Si deseas cancelar tu seguro debido a la renovación de tu vehículo, ten en cuenta que la mayoría de las compañías permiten transferir el seguro de un automóvil a otro dentro de la misma compañía. De esta manera, se actualizarán las características y coberturas de acuerdo al nuevo vehículo. Finalmente, es importante mencionar que esto puede ocasionar cambios en el monto de la prima que debe abonar el cliente.