Una póliza de seguro integral diseñada para proteger al propietario contra la pérdida del alquiler impago y daños a la propiedad alquilada. Si el inquilino no paga el alquiler, la compañía de seguros pagará el alquiler mensual del inquilino además de ser responsable de iniciar el proceso de desalojo.