España es uno de los países que más ciberataques sufre, sólo por detrás de Estados Unidos y Reino Unido. Cada día se producen más de 400 ciberataques dirigidos a empresas españolas y el 75% de estos ataques afectan directamente a pequeñas y medianas empresas. Resolver un ciberataque cuesta de media unos 55.000€ a la empresa que lo sufre, por lo que no disponer de un seguro contra riesgos cibernéticos puede suponer la quiebra de la misma.