Los últimos datos aportados indican que el más del 35% de las empresas que son víctimas de ciberataques, reportan pérdidas de clientes y grandes daños a la marca; y el 65% de las pequeñas y medianas empresas que son víctimas de un ciberataque desaparecen pocos meses después, incapaces de hacer frente a la situación.