Al contratar un seguro de vida, el tomador del seguro especifica quién recibirá el dinero del seguro en caso de siniestro y el importe correspondiente. Salvo que el asegurado lo indique expresamente, la indemnización pasa a ser propiedad del asegurado.