Cualquiera puede adquirir un seguro de decesos y, cuanto más envejece, más riesgo asume la compañía aseguradora, por lo que las primas del seguro aumentan. Sin embargo, dependiendo del producto que elijas, tu compañía de seguros podrá fijar un límite de edad para firmar el contrato.