Indistintamente del ramo del seguro, la compañía aseguradora deberá notificar por escrito y con un mes de antelación a la fecha de vencimiento, el aumento del precio en la prima del seguro. Si este no es el caso, permitirá al asegurado cancelar la póliza sin el preaviso de un mes que exige la ley.